Aportes a la conservación de ecosistemas dulceacuícolas en el Magdalena Medio

En los departamentos de Antioquia y Santander se encuentra uno de los ecosistemas de mayor importancia para la macrocuenca Magdalena – Cauca, se trata del mosaico de conservación de Barbacoas, caracterizado por su gran diversidad en fauna y flora, y conformado por dos áreas protegidas: los Distritos Regionales de Manejo Integrado (DRMI) ciénaga de Chiqueros que cuenta con suelos arqueológicos de más de 10.000 años de actividad humana; y ciénaga de Barbacoas, que tiene algunos de los últimos relictos de bosque húmedo tropical del Magdalena Medio y las ciénagas en mejor estado de conservación de la región. Parte importante de este mosaico es el corredor de conectividad Carare- Chucurí, el cual incluye las ciénagas: Chucurí, El Clavo y La Sanjuana.  

El DRMI Ciénaga de Barbacoas se encuentra ubicado en el municipio de Yondó (Antioquia), entre las veredas Santa Clara, San Bartolo, Barbacoas, Ciénaga Chiquita, La Ganadera y Bocas de Barbacoas, al borde del río Magdalena y de la desembocadura del río San Bartolo. Cuenta con cerca de 2.500 hectáreas de humedales y ciénagas, por lo que es de gran relevancia para la regulación hídrica, el recurso pesquero y la conservación de especies de fauna y flora, algunas de ellas en categoría de amenaza, como: el paujil de pico azul (Crax alberti), el mono araña (Ateles hybridus) y el manatí (Trichechus manatus).

Desde 2017, con el objetivo de contribuir al uso sostenible de este ecosistema, Fundación Natura, a través del proyecto GEF Magdalena Cauca Vive, en articulación con Corantioquia, adelantaron diferentes acciones asociadas a la restauración ecológica, fortalecimiento de viveros comunitarios, conformación de espacios para gestionar acuerdos de pesca ante la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca (AUNAP) y la realización de monitoreo pesquero participativo por medio del aplicativo Mi Pez, una plataforma creada por The Nature Conservancy (TNC).

Por otro lado, en el DRMI Ciénaga de Chiqueros se adelantó el proceso de formulación del plan de manejo orientado a la gestión compartida de paisajes ganaderos sostenibles que permitan la conservación de los ecosistemas, por lo que, en conjunto con Corantioquia, se priorizaron acciones relacionadas a ejercicios de restauración ecológica, educación ambiental, ganadería sostenible y fortalecimiento de la gobernanza local. También se concretaron acciones de restauración en el caño La Tirana, reservorio de agua que regula el sistema hídrico y que beneficia los procesos agropecuarios de las fincas y haciendas aledañas. En esta área se protegen valores objetos de conservación como: el mono araña (Ateles hybridus), el caimán aguja (Crocodylus acutus), la palma noli (Elaeis oleífera), además se encontró una población de Zamia incognita, un grupo de plantas prehistóricas que datan del periodo mesozoico y que se encuentran en riesgo de extinción.

La implementación del proyecto GEF Magdalena Cauca Vive en el Mosaico de Conservación de Barbacoas, fue importante debido a que se logró consolidar la Mesa de Gobernanza como instancia de participación de los actores del territorio, la cual tiene representación de diferentes sectores e instituciones como: ganaderos (propietarios), asociaciones de base, colectivos ambientales, instituciones locales y regionales.

Y se logró gracias a convenios de cooperación con las fundaciones Biodiversa Colombia y Proyecto Primates, la articulación con propietarios locales y comunidades, para el desarrollo de las Pequeñas Iniciativas Comunitarias – PIC, las cuales se implementaron en alianza con el Programa de Pequeñas Donaciones-PPD y, en algunos casos, en conjunto con WCS.

“Nos sentimos agradecidos, contentos y orgullosos, porque con la implementación de este proyecto ahora vemos muchos más animales por la repoblación de plantas en ciertas zonas que antes parecían más potreros. Ahora podemos ver bosques que se empiezan a conectar entre sí y animales habitando allí”, manifiesta Carlos Segundo Sampayo, presidente de la Junta de Acción Comunal del corregimiento Bocas de Barbacoas.

Culminada la implementación del proyecto GEF Magdalena Cauca Vive, son varios los retos de manejo y conservación que se identifican para estas áreas, entre los que se destacan: el diseño de acciones correctivas desde el punto de vista hidráulico, la gestión integral de los ecosistemas en paisajes ganaderos, la caracterización y construcción de la estrategia de ganadería sostenible, el fortalecimiento de la gobernanza, la coordinación interinstitucional para la consolidación de los corredores de conectividad, la articulación con entidades de Antioquia y Santander, la formalización de una mesa interinstitucional, la continuación de las iniciativas de restauración ecológica y el fortalecimiento de sistemas productivos sostenibles como medios de vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

spotify