Huella Viva: Alianza Con Productores Y Su Compromiso Con La Sostenibilidad

Huella Viva: alianza con productores y su compromiso con la sostenibilidad

Mediante la firma de acuerdos de conservación, restauración y producción, el componente de esta iniciativa a cargo de la Fundación Natura vinculará a los propietarios de la cuenca media y alta del Rio Claro, en Antioquia, a diferentes acciones orientadas a la gestión sostenible del territorio y mejorar la calidad de vida de las comunidades.

El suroriente del departamento de Antioquia, área conocida como Magdalena Medio Antioqueño, es una región de alta biodiversidad, donde los últimos 30 años ha sido objeto de una gran transformación del territorio, facilitada por la Troncal del Magdalena Medio, hoy conocida como Ruta del Sol II. Uno de los proyectos viales más extensos del país, que brindará una conexión rápida entre la costa atlántica y el centro del país.

La construcción de esta carretera representa una oportunidad para el comercio y la visibilización de proyectos de producción a distintas escalas, que beneficiarán a la región y al país. Sin embargo, la transformación del territorio que trae consigo desarrollo de indicadores económicos, ha causado impactos ambientales que empiezan a comprometer la sostenibilidad de la zona; la ganadería extensiva y la minería, son dos actividades que se concentran y convergen en el extremo oriental del departamento antioqueño. Según un artículo de la Universidad Nacional, esta zona concentra una importante cantidad de roca calcárea, que es extraída para usarse como materia prima en la industria cementera de Antioquia, una de las más grandes de América Latina.

Un reportaje de El Espectador menciona que 14 municipios, los cuales agrupan a 600 mil personas, se han visto afectados por la construcción de la troncal.

Para ayudar a mitigar estos impactos y con el objetivo de incentivar producciones sostenibles que cambien el futuro de la zona, nace el proyecto Huella Viva, una alianza entre la Fundación Grupo Argos, Argos, Celsia, Cornare, Instituto Humboldt, Fundación Amazonas y Fundación Natura. El proyecto busca implementar acciones de gestión territorial sostenible en un área de 37,723 hectáreas que incluyen los municipios: Sonsón, San Francisco, Puerto Triunfo y San Luis, en una zona conocida como la Cuenca Media del Río Claro, donde fue declarado el Distrito Regional de Manejo Integrado Bosques, Mármoles y Pantágoras, en donde también participó la Fundación Natura.

Por su experiencia en diferentes puntos geográficos de Colombia, y en los modelos de gestión territorial Fundación Natura está a cargo de la fase de formulación de las medidas de conservación, restauración y producción, que serán utilizadas más adelante, durante la etapa de implementación.

“Son estrategias interdisciplinarias que están orientadas a ofrecer alternativas productivas y de gestión sostenible del territorio. Una oportunidad para incorporar soluciones basadas en la naturaleza contra la acción climática mundial y son un eje central para planes de manejo ambiental, compensaciones y alternativas de ingresos económicos”, dice Néstor Acevedo, jefe del proyecto.

Para esto, se adelantó un proceso de valoración cualitativa de criterios espacializables en función de la importancia de su contribución a los objetivos del proyecto. Además, se hizo un análisis situacional con base en los resultados de encuestas, que ayudó a identificar amenazas y debilidades. Acto seguido, se planteó un análisis estructural para mostrar las relaciones entre las distintas acciones que tienen un impacto en el área del proyecto, lo que permitirá tomar decisiones y formular propuestas, específicamente diseñadas para dar prioridad a solucionar las problemáticas en el territorio. Seguidamente se realizó la caracterización predial en el área que conforma el proyecto.

Para el jefe de proyecto, esta iniciativa “ha logrado integrar entidades de diversa razón, acción y función, y ha abierto una mesa de discusión técnica multicriterio, la cual promueve una aproximación integral al territorio”. El proyecto, a través de su componente de acuerdos de conservación, restauración y producción, logrará vincular a los diversos usuarios de los servicios ecosistémicos de la Cuenca Media del Río Claro, desde los dueños de los predios hasta las empresas más grandes. Esto logra darle una dimensión transversal, regional y nacional a las decisiones que se toman.

Con estos acuerdos, no solo se buscará aportar al desarrollo del territorio, sino también que, a nivel cultural e institucional, las comunidades fortalezcan el lazo que las une entre ellas y su conexión con el territorio. De esta manera, se avanzará en la gobernanza territorial y en la apropiación de un territorio sostenible a través de la conciencia ambiental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *