Monitores climáticos en Santander, realizan estrategias de adaptación al cambio climático

En el marco del proyecto de Monitoreo del Comportamiento Microclimatico y Agronómico en el área de influencia del embalse Topocoro, Fundación Natura e ISAGEN vienen desarrollando, desde el año 2020, la implementación de módulos temáticos enfocados en la creación de estrategias de adaptación al cambio climático con familias agricultoras vinculadas a la iniciativa.

Las familias que pertenecen a la estrategia MCP, cuentan con un acompañamiento personalizado por parte de Fundación Natura, mediante el cual se capacitan y aprenden a reconocer el funcionamiento de las variables meteorológicas en el trascurso del día, identificando en qué momento se dan los valores de temperatura y humedad relativa más altos. Del mismo modo, este proceso permite que los agricultores programen las labores para el manejo de sus cultivos, teniendo en cuenta los meses con mayores temperaturas y los de más lluvia.

Para el año 2021 la estrategia MCP dio inicio bajo la modalidad virtual, con el fin de adaptarse a las nuevas condiciones del entorno, contando con la participación del 40% de los integrantes, quienes vienen desarrollando una serie de módulos temáticos sobre su experiencia en el proyecto, divididos en tres fases: inducción a la estrategia MCP, manejo fitosanitario, programación de labores culturales hasta la creación y/o aplicación de estrategias de adaptación a escenarios de cambio climático.

Actualmente, un grupo de agricultores se encuentran desarrollando la última fase, que consta de cuatro reuniones virtuales, donde la temática central está enfocada a las prácticas en escenarios de cambio climático, conceptos para entender éste fenómeno y las herramientas con las que cuentan los monitores para sortear los posibles efectos que traiga sobre sus fincas.

Las temáticas de mayor interés para los agricultores dentro de las líneas estratégicas planteadas en el desarrollo del módulo, varían entre temas como: conservación de los suelos y agroecología, protección y restauración de ecosistemas, uso sostenible del recurso suelo y agua, diversidad de especies, prácticas biológicas y labranza conservacionista. Lo que incluye una serie de prácticas que algunos monitores realizan en sus fincas.

De esta manera, el proyecto de Monitoreo Climático en Santander, destaca la importancia de articular los conocimientos científicos con los saberes locales, en cuanto a la relación del comportamiento del clima y la agricultura, por medio de las prácticas que los agricultores realizan en sus fincas para adaptarse a escenarios de cambio climático.

Esta información hace parte del “Programa para atender la percepción de la comunidad acerca de posibles cambios microclimáticos ocasionados por el embalse Topocoro” y el Proyecto de Monitoreo Climático Participativo en el área de influencia de la Central Hidroeléctrica Sogamoso, desarrollado mediante el convenio 47-681 entre ISAGEN y Fundación Natura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

spotify