Proyecto GEF Magdalena Cauca-VIVE Retoma El Trabajo De Campo

Proyecto GEF Magdalena Cauca-VIVE retoma el trabajo de campo

Gracias al trabajo conjunto entre distintas ONG y las comunidades locales, las actividades de restauración, alternativas productivas, monitoreo y mejoramiento pesquero, se reanudan los procesos de conservación de la biodiversidad en la cuenca Magdalena Cauca.

Fotografía Municipio el Banco, zona de restauración Caño Inasica Ciénaga de Zapatosa agosto de 2020, Asociación ASOPESAGRICANDE

Con el regreso paulatino a las actividades en campo, el equipo técnico del proyecto GEF Magdalena Cauca-VIVE, ejecutado por Fundación Natura, en alianza con el Programa de Pequeñas Donaciones (PPD), está realizando un arduo trabajo junto con las comunidades, para garantizar el desarrollo de las actividades previstas e implementar los protocolos de bioseguridad en el trabajo, necesarios para afrontar los retos de la pandemia global por covid-19. Con esto, se ha logrado el reinicio de las labores en campo planeadas por el proyecto y se avanza en la conservación y el uso sostenible de los ecosistemas acuáticos en diversas zonas de la cuenca de los ríos Magdalena y Cauca.

Gracias al trabajo y compromiso de Fundacion Natura y las comunidades locales, los viveros comunitarios están produciendo el material vegetal destinado a restaurar, rehabilitar y recuperar diferentes caños que sirven como afluentes y efluentes de zonas como el complejo cenagoso de Zapatosa y el corredor Chiqueros-Barbacoas-Chucurí-Carare, que se encuentran en la capacidad de abastecer estos procesos que también entran de manera progresiva a su trabajo habitual.

Fotografía: Caño Inasica 27 -08 -2020 Ciénaga Zapatosa – aplicación Protocolo Bioseguridad Municipio el Banco – Asociación ASOPESAGRICANDE

Actualmente, se avanza en un proceso de monitoreo pesquero y en la consolidación de las Unidades Integrales de Mejoramiento Pesquero (UIMEP), donde se destaca la participación de las mujeres de la región, de acuerdo con lo establecido en el proyecto, en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

La reanudación del trabajo en campo de los proyectos y la implementación de los protocolos de bioseguridad, ha traído cambios y nuevos retos en la ejecución de las actividades planeadas. Sin embargo, esto ha demostrado la capacidad, tanto de la organización como de las comunidades, para adaptarse a situaciones adversas.

Para que este proceso sea efectivo, se han organizado equipos de dinamizadores, integrados por hombres y mujeres de las comunidades locales, quienes acompañan a las organizaciones que desarrollan las iniciativas comunitarias en los territorios, con el apoyo técnico y la guía permanente de los profesionales de la Fundación Natura.

El retorno a las actividades de campo con la implementación de los protocolos de bioseguridad en las 35 pequeñas iniciativas, ha sido posible gracias al trabajo estrecho con las organizaciones comunitarias locales y las juntas de acción comunal de los municipios de El Banco en el departamento del Magdalena, Chimichagua y Tamalameque, en el Cesar; Puerto Berrío y Yondó, en Antioquia; y Puerto Parra, Cimitarra y Barrancabermeja, en Santander.

“El protocolo de bioseguridad nos sirve para cuidarnos a nosotros mismos y a los demás. Hay que seguir lavándonos las manos, usar tapabocas y gafas, y mantener la distancia entre unos y otros. Hay que seguir adelante para que este proyecto sea un ejemplo para todos nosotros. Esta será la carta de navegación de todos, pero debemos mantener la precaución”, dice Jacob Jiménez, representante de la Asociación el progreso del Carmen.

Así mismo, estas labores se adelantan con el apoyo de otras ONG ambientales que tienen presencia en los diversos territorios como: The Nature Conservancy, Fundación Alma, Fundación Biodiversa, Wildlife Conservation Society y Fundación Humedales, en una relación de cooperación y responsabilidad, tanto social como sanitaria.

Fotografía: Corregimiento Zapati, Municipio de Chimichagua – Patio productivo Asociación Sociza Ciénaga Zapatosa agosto 2020

Mediante compromiso de Fundación Natura, el equipo y todos los aliados del proyecto, a distintas escalas, se mantiene el funcionamiento del proyecto que ha logrado declarar y fortalecer más de 160 mil hectáreas de nuevas áreas protegidas regionales con importancia ecosistémica, a humedales y grandes cuerpos de agua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *