Veda del bagre rayado, una estrategia para la protección de esta especie

El bagre rayado, cuyo nombre científico es Pseudoplatystoma magdaleniatum, es una especie propia de la macrocuenca Magdalena – Cauca, importante para la alimentación y economía de los pescadores y habitantes de las cuencas del Magdalena, Cauca y San Jorge. Habita solo en Colombia y es una especie endémica que está en peligro crítico, por lo que es necesario protegerlo y conservarlo, respetando su tiempo de reproducción.

Las vedas son una estrategia de manejo que busca bajar la presión por pesca en épocas de reproducción de la especie, permitiendo así que se cumpla el periodo reproductivo. Para el bagre rayado ocurre en dos periodos, el primero durante todo el mes de mayo y el segundo del 15 de septiembre al 15 de octubre de cada año”, explicó Carlos Vieira, coordinador del proyecto GEF Magdalena Cauca Vive.

Las fechas de vedas fueron establecidas desde 1996, teniendo en cuenta el tiempo en el que los machos y hembras de esta especie migran para su reproducción y llegan a sitios calmados para la postura de los huevos. Es por ello que en tiempo de veda se prohíbe pescar, comprar, transportar, vender, almacenar y consumir bagre rayado.

Ese tiempo también permite que las ciénagas y ríos descansen de la actividad pesquera y que se aprovechen otros recursos alimenticios, permitiendo la continuidad, presencia y renovación de las poblaciones pesqueras en el ecosistema.

Para Jorge Osorio, delegado de Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca – AUNAP en El Banco, Magdalena, “la empresa de los pescadores es la orilla de la Ciénaga y ellos sacan el recurso de esos cuerpos de agua, entonces si respetan los tiempos de veda, si permiten que el bagre rayado se reproduzca, se logrará conseguir mayor cantidad de peces cuando no haya veda, estarán en la talla y tamaño adecuado, ya que estos deben medir mínimo 80 centímetros entre la cabeza y la base de la cola”.

Aunque la vigilancia en estas épocas aumenta, el control por parte de la AUNAP es permanente. Esto permite que, más allá de sancionar a los infractores por medio del decomiso, se eduque a la comunidad para que así comprenda la importancia de preservar los recursos y las consecuencias que implica el incumplimiento de los tiempos de veda.

Fundación Natura, a través del proyecto GEF Magdalena Cauca Vive, ha venido trabajando de la mano de la autoridad pesquera desde el 2021, por medio de campañas de sensibilización, mensajes claros y educativos sobre el bagre rayado: qué significa la época de veda y por qué es importante respetar estas fechas, con las comunidades de pescadores, medios de comunicación locales y post en redes sociales.

 

El objetivo real es educar para que los pescadores y todos los actores de la cadena de la pesca artesanal, incluido el consumidor final, comprendamos la importancia de la conservación del recurso pesquero, de los hábitats, de la ciénaga y del río, frente a lo que implica esto para la sosteniblidad de las poblaciones del bagre rayado, y por ende, el sustento alimenticio y económico para la misma comunidad y demás localidades donde se comercializa”, explicó Silvana Espinosa, líder para la comercialización pesquera y alternativas productivas sostenibles.

Es importante resaltar que, la primera veda de este año dio inicio el 1 de mayo y culminará el 30 del mismo mes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

spotify