Fortalecimiento De Viveros Comunitarios, Como Aliados De La Restauración Del Bosque Seco Tropical

Fortalecimiento de viveros comunitarios, como aliados de la Restauración del Bosque Seco Tropical

En el Plan de Restauración Ecológica de Bosque Seco Tropical de El Quimbo, el desarrollo y fortalecimiento de capacidades locales y la apropiación social del conocimiento, se consolidan buscando la sostenibilidad social del área de restauración más grande del país, sobre este ecosistema estratégico en Colombia.

Durante 2020, Enel- Emgesa y Fundación Natura, apoyados en la estrategia de valor compartido de la compañía, brindaron acompañamiento y capacitación técnica a productores locales de material vegetal de los municipios de El Agrado, Gigante y Garzón, para el establecimiento de áreas semilleras y viveros de especies nativas de importancia para programas de restauración y/o reforestación comercial; principalmente para la ejecución del Plan de Restauración Ecológica, que se lleva a cabo en el ecosistema de Bosque Seco Tropical del centro del departamento del Huila.

La sostenibilidad de la zona a restaurar, requiere la participación activa de los actores y comunidades locales del área de influencia directa. Los viveros comunitarios son una estrategia que permite  iniciar y  consolidar procesos participativos, a la vez que se constituyen en una alternativa productiva y económica para los productores participantes.

Con el propósito de dar continuidad al fortalecimiento de las capacidades locales, en el primer trimestre del año se realizó el proceso de selección de los viveros comunitarios interesados en la propagación de especies nativas de Bosque Seco Tropical, que cumplieran con los requisitos técnicos y  operativos para la contratación del suministro de especies vegetales requeridas para el cumplimiento de meta de propagación establecida hasta el año 2021, en la ejecución de la segunda Fase del Plan de Restauración. Luego de distintas reuniones y visitas de inspección, los seleccionados fueron: vivero municipal de El Agrado, vivero Invernalia, localizado en el Centro Poblado La Jagua del municipio de Garzón, y vivero El Samán del municipio de Gigante.

Debido a la pandemia por COVID-19, se tuvo que replantear la estrategia de capacitación, dando énfasis al acompañamiento y formación in situ, para abordar aspectos relacionados con el proceso de domesticación de especies nativas, diseño, establecimiento y manejo del vivero, identificación y manejo de fuentes semilleras, recolección y manejo de semillas, almacenamiento, transporte y uso de semillas forestales, análisis de calidad y propagación, manejo fitosanitario.

Los productores locales seleccionados, con el deseo de ampliar sus conocimientos y mejorar las técnicas de propagación, asumieron el reto de propagar 90.000 plántulas, divididas en 30.000 por vivero, y suministrar, al proyecto, material de excelente calidad. Fueron un total de 24 especies nativas, entre las que se encuentran: nogal (Cordia alliodora), chambimbe (Sapindus saponaria), ocobo (Tabebuia rosea), gualanday (Jacaranda caucana), samán (Albizia samán), flor amarillo (Tecoma stans), orejero (Enterelobiun cyclocarpum), dinde (Maclura tinctoria) y varazón (Casearia corymbosa).

Intercambio de saberes

A partir de mayo de 2020, con el contrato de suministro entre Fundación Natura y los viveros seleccionados, la ingeniera residente del vivero del Centro de Investigación de Bosque Seco Tropical de El Quimbo, junto al asesor de propagación e implementación del proyecto, han realizado mensualmente el acompañamiento y seguimiento a los avances en cuanto a germinación, preparación de sustratos, llenado de bolsa, trasplante, crecimiento, manejo fitosanitario y entrega de material, para lograr que al cierre del año 2020, los productores alcancen la entrega de 33.000 árboles de aproximadamente 8 especies distintas, lo cual equivale al 36, 6% de la meta establecida.

Este proceso de intercambio de saberes y fortalecimiento de capacidades locales, ha generado múltiples experiencias en los productores locales y el equipo técnico de Fundación Natura, que lidera estas actividades. Agustín Beltrán, representante de la Asociación Agroambiental del Agrado a cargo de la administración del vivero municipal, expresó que: “luego de la oportunidad de haber trabajado con Fundación Natura en el Plan Piloto de Restauración Ecológica, decidí asociarme con otros compañeros interesados en  temas ambientales y en trabajar a favor de la comunidad del municipio de El Agrado, para continuar colocando en práctica lo aprendido en cuanto a la propagación, siembra, mantenimiento de especies nativas de Bosque Seco Tropical y aportar a la restauración ecológica de nuestro ecosistema”.

Y añadió “los socios, que no conocían de la propagación de especies forestales, se han involucrado en el proceso, ampliando el conocimiento de las especies nativas de Bosque Seco Tropical, identificando las semillas, épocas de recolección, técnicas de beneficio, preparación de sustratos, con lo cual todos hemos ido aprendiendo y organizándonos para la planificación de las actividades a desarrollar”.

Por su parte, Luis Armando Villota, asesor de propagación e implementación del Plan de Restauración Ecológica de Bs-T y Karina Andrea Perdomo, ingeniera residente del vivero del Centro de Investigación de Bs-T, coincidieron en afirmar que los viveros comunitarios  han acogido la metodología compartida en el libro: “Domesticación de plantas nativas empleadas en procesos de restauración”, fortaleciendo la parte técnica de la propagación, aumentando el conocimiento de más especies forestales, haciendo uso de materiales y semillas de la región, lo cual también están aplicando en la propagación de aguacate, café, cacao y cítricos, como en el caso de los viveros Invernalia y el Samán. En general, evalúan el proceso como “un gana-gana” que trasciende a los viveros, a la comunidad, las entidades y está impactado positivamente en la región.

Para Enel-Emgesa y Fundación Natura, los viveros de especies nativas, además de ser alternativas productivas sostenibles para las comunidades, permiten fortalecer las capacidades locales, mantener una oferta constante y creciente de plantas nativas de excelente calidad, de importancia para la región y representativas del ecosistema de Bosque Seco Tropical, y se constituyen en una herramienta para vincular a la comunidad y consolidar los procesos participativos en el Programa de Restauración.

Registro fotográfico

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *